Cristina Kirchner y Macri…ganar o perder respeto.

 

Las dos fotos que acompañan este post dan origen al título del mismo…”ganar o perder respeto”, esa es la cuestión que en la política como en otros campos es fundamental para generar confianza, que es el mayor capital que un político puede ostentar junto a la honestidad y a la lealtad.

Las dos jóvenes sosteniendo el cartel que relaciona el valor de una cartera de la presidenta y su correlato con la compra de 42.800 litros de leche, está indicando una pérdida del respeto de determinados sectores hacia la presidenta Kirchner, pero a esto no se llega de la noche a la mañana, se produce por acumulación de situaciones, un detalle frívolo (el valor de una cartera) no es en sí importante, solo lo es cuando la frivolidad ocupa el lugar de otras virtudes que un gobernante debe exponer…la tolerancia, la mesura, la prudencia, la serenidad, el sentido común… y este es el respeto que la estimada Cristina viene perdiendo con sus continuas reacciones crispadas cada vez que se le cruza un micrófono por delante, y esto sucede casi todos los días en estos meses de gestión.

Macri y Telerman inaugurando juntos un nuevo puente sobre el riachuelo, al lado del Puente de la Noria, marca en sentido inverso como se puede ganar respeto, invitando a quién comenzó una obra a estar junto a quién terminó dicha obra, mostrando un respeto mutuo y poniendo a la gente por encima de las veleidades y vanidades de los funcionarios, sorprende gratamente ese encuentro, por que es un signo ante la sociedad de adultez y maduración política, de ambos lados, desde el nuevo jefe de gobierno de la ciudad de Buenos Aires y desde el anterior.

Esto lleva a una reflexión…algunos funcionarios confunden lo personal con lo institucional, cuando se produce un conflicto entre su gobierno y algún sector de la sociedad, actuan como si el problema fuera con ellos, lo toman como un ataque a su identidad, a su persona, el ya comentado…”los quiero ver de rodillas” es recontra indicativo al respecto y esto es lo que les genera la pérdida de respeto, se salen de su rol institucional y se colocan en el plano de sus vínculos de amor y odio, más cercanos a la psicología que a la política y esto es grave por que en desesperación sienten que lo que está en juego es su autoestima y no el bien común general, la pelea gobierno versus Diario Clarín es también elocuente en este aspecto, el temor a mostrarse débiles mediáticamente les resulta insoportable.

Ergo… ( a buen entendedor…)

Anuncios

Deja un comentario

Aún no hay comentarios.

Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s