Pinamar…la política al desnudo

pinamar-desnudo-politico.jpgpinamar-desnudo-politico.jpgpinamar-desnudo-politico.jpgpinamar-desnudo-politico.jpg

Soltale la mano!!! es una frase que el poder utiliza cuando hay que abandonar a su suerte a algún conocido que ha caido en desgracia política, por sus propios errores, tal el caso del intendente de Pinamar, un tal Porretti.

No es casual haber escrito, un tal Porretti, por que eso es en definitiva para el poder nacional y para el poder en general, el profesor pinamarense devenido en intendente gracias a sus travestimos y sus borocotizaciones políticas, un mercenario de la política, que si existe y hace buena gestión será respetado por el poder y si se manda macanas, que se las arregle solos, según reza el milenario apotegma de la política…tus aciertos, me pertenecen…tus errores, te pertenecen.

Vamos a poner las cosas en blanco sobre negro, primero: si la gente se entera que la justicia manda a detener a un intendente por extorsión o cohecho, lo primero que piensa es que algo habrá hecho, con lo que nace el estupor social y el escándalo público, esto de por si es inlevantable políticamente, cuando cosas así suceden, se rompe la credibilidad y el funcionario se convierte en un muerto político, que empieza a largar mal olor, aun cuando él y la familia sean los últimos en enterarse y aceptarlo.

Segundo: comienza a funcionar el instinto de supervivencia, se niega la prueba, se habla de “camas políticas”, se buscan chivos emisarios, se contratan abogados “todo terreno”, se diseñan operaciones de contrainteligencia, se confunde, se dilata, se cambian hora tras hora las decisiones: licencia, renuncia, suspensión, se embarra la cancha, por aquellos de que a rio revuelto, ganancia de pescadores…el acusado busca transformarse en víctima de un complot y por ende en acusador, denunciando “golpes de estado”, aplicando el goebeliano axioma del…miente, miente, que algo queda…

Tercero: el poder, inicialmente, reacciona con una conducta corporativa, tratando de achicar el escándalo para que sus consecuencias no lo salpiquen, y que el tema de base municipal, no llegue a convertirse en un tema provincial o nacional, mientras las cosas no acaparan gran prensa, se intenta ser “medianamente solidario” con el intendente, cuando se van de madre, viene la orden…“A este Porretti, hay que soltarle la mano”, mientras, el tal Porretti, no sabe qué inventar y de que disfrazarse para tratar de mantenerse como intendente, tiene un tajo en la muñeca y se desangra minuto a minuto, esperando que algún milagro lo salve de no caer en el ostracismo político y ser “condenado al desierto solo acompañado por una lata de anchoas”.

Estos son los tres pasos de lo que generalmente les aguarda, a los que creen en el poder y sus prebendas y amistades protectoras y descreen de la política al poder , el mandato sincero que da al pueblo a sus gobernantes, cuando los elige.

Hay 1950 historias, en la Argentina municipal, ésta es solo una de ellas…                         

Anuncios

Deja un comentario

Aún no hay comentarios.

Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s