Victoria Beresziuk de Antonini Wilson

veronica-bereziuk.jpg

Es imposible tapar el sol con las manos, desde niños aprendemos esta verdad, se puede intentarlo, pero no, apenas se puede lograr la ilusión de un fugaz eclipse, y esto es lo que sucedió desde agosto a diciembre en la Argentina, en torno al valijagate, el eclipse de la campaña, las elecciones y la transición, pero cuando las manos se apartaron reapareció el sol y calentó y brilló más todavía.

Por aquellos días una revista publicó en tapa, la foto de Victoria (Verónica) Bereziuk (Beresziuk) bajo el título…“el misterio de la octava pasajera”, a la semana su nombre desapareció y ahora retorna con una declaración…”Antonini estuvo en la Casa Rosada” y lo reafirma la fiscal argentina del caso y lo comunica en un reportaje radial, al día siguiente que la mayoría oficialista en ambas cámaras del Congreso votó un repudio a EEUU.

Cierta vez me llamó la atención en un despacho público, un cartelito pegado en una pared que decía: “Cuidate de como tratas a los demás cuando vas subiendo en el poder, por que te trataran de la misma manera cuando vayas bajando de él”, lo que en buen romance alude, a la impunidad con la que muchos actuan cuando están viviendo las mieles del poder, sin tomar nota que los demás, en silencio, van registrando las cosas y algún día, las cuentan.

En la impunidad se actúa con exceso de confianza y familiaridad con los allegados y subordinados, como si todos formasen parte de una misma familia…en realidad esos subordinados no son amigos, sino séquito, son testigos silenciosos y en las situaciones de crisis pasan a ser, testigos peligrosos, que al ser dejados de lado por el poder, que les quita su protección, empiezan a deschavar lo que vieron y saben, tal el caso de la joven Victoria Verónica Bere(s)ziuk, como hace unos años fue el caso de otra joven cercana al poder, Lourdes Di Natale, ya fallecida en confusas circunstancias.

La historia mundial, de la política y el poder, puede dar cuenta de una infinidad de estos casos, que sucedieron, suceden y volverán a suceder, por que el poder se cuida a si mismo y a los “epígonos del poder”, los victimiza…por que no es lo mismo estar cerca del poder, que tenerlo.

Les recuerdo visitar nuestra nueva página, www.politicaalpoder.com

Anuncios

3 comentarios

  1. Perdón, quise decir nuca.

  2. Si llegaran a extraditar al hombre de la valija seguro que al otro día en el calabozo lo encuentran muerto, tras haberse suicidado de un tiro en el parietal izquierdo, otro en el parietal derecho y para hacerle honor al dicho que dice no hay dos sin tres, uno más en la nunca.

  3. ouch… si Verónica lee su nombre al lado del de Lourdes le va a correr un frío por la espalda.


Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s